Síguenos en
 
 

Fotografia

contrasombras

En Stock
ISBN : 104
Autor : Leonora Vicuña, curatoría Gonzalo Leiva
Editorial : ocholibros
Cubierta : cubierta rustica
Páginas : 178 pág.
Color : color y b&n
Idioma : Español
Nuevo libro reúne la obra de la fotógrafa Leonora Vicuña. La otra cara de los ochenta: calle, bohemia y arte.
VALOR DEL PRODUCTO
$19.000
agregar al carro
Agregar al Carrito -

+ Descripción del producto

Contrasombras (180 p.) es el título de la primera entrega de la nueva colección ocho libros / fotografía chilena. El volumen ofrece el trabajo de más de treinta años en que Leonora Vicuña capturó con su cámara y pintó con sus manos la intimidad y la bohemia en lugares donde los personajes se refugiaron y escaparon en busca de la libertad que ofrecen una copa, un cigarrillo o una conversación.

Halcones de la noche, también llamada Noctámbulos, es quizá la pintura más conocida del artista norteamericano Edward Hopper. Tres clientes y un empleado matan el tiempo durante la noche al interior de un restaurante de comida rápida. Si trasladáramos el escenario a Santiago, probablemente el lugar sería un bar o una fuente de soda con menos glamour y Leonora Vicuña estaría tomando fotografías en su interior.

La clientela de las cantinas, pasajeros de micros y metros, poetas, vagabundos, estatuas, garzones, vitrinas, travestis, ciegos, maniquís, transeúntes, feriantes, mendigos y músicos callejeros, entre otros personajes, son retratados por Leonora Vicuña desde su particular sensibilidad óptica. La fotógrafa multiplica las apariciones de un único país popular e invisible, poblado por la intimidad de escenarios y personajes de marcada melancolía.

La mayor parte del trabajo que exhibe el libro pertenece a negativos en blanco y negro que luego en el papel fueron coloreados por la artista, quien trabaja sus imágenes con las manos, las recorre y las pinta en un proceso artesanal de iluminación que reconstruye una mirada cálida y añorada, donde las figuras en tonos deslavados revivifican afectos pasados y gloriosas nostalgias de la época dorada del retrato fotográfico.

El registro va desde los años setenta hasta comienzos de la década actual, aunque gran cantidad de las imágenes pertenece a los ochenta. Personajes en represión, durante la dictadura, son el mejor ejemplo para descubrir la obra de la artista. Un paseo a través de rostros que miran a través de la ventana hacia fuera y copas a medio vaciar que chocan en un brindis o silencios y miradas que se cruzan y la seguridad, que aparentan los individuos, de estar en un lugar protegido, fuera de la realidad.

Con estadías intermitentes entre Chile y Francia, la artista ha desarrollado un trabajo fotográfico que registra las culturas populares de ambos países. Detrás de los personajes capturados, como escenario de fondo, aparecen entonces las ciudades en que ha residido la artista, Santiago y París.

El recorrido analítico de la obra de Leonora Vicuña es realizado en este libro por Gonzalo Leiva —historiador del arte especialista en memoria visual— a través de un ensayo dividido en seis capítulos, los que dan luces acerca de la trayectoria creativa de la artista.

Contrasombras estará disponible desde la última semana de mayo en las principales librerías del país a un valor aproximado de $15000 (quince mil pesos).

Sobre los autores

Leonora Vicuña Navarro – fotógrafa
Licenciada de Antropología de La Sorbona, ha realizado estudios de fotografía tanto en Francia como en Chile. Desde 1979 se ha dedicado a la intervención de las imágenes utilizando pigmentos y lápices de colores sobre fotos en blanco y negro. En sus obras destacan escenas de la vida cotidiana, diurna y nocturna, especialmente de la década de los ochenta: calles, personajes, interiores y bares de las ciudades donde ha residido.

Ha participado en diversas publicaciones chilenas y ha sido montajista de largometrajes y cortos de animación en Francia. Es una de las fundadoras —junto a Paz Errázuriz, Álvaro Hoppe, Luis Navarro y Juan Domingo Marinello— de la primera asociación de fotógrafos profesionales independientes de Chile, AFI. Ha realizado exposiciones individuales tanto en Chile como en Francia y varias de sus fotografías son parte de colecciones públicas de importantes organismos nacionales e internacionales. Es profesora de fotografía y multimedia en diversas universidades e instituciones nacionales. Ha obtenido varias becas, entre las que destacan la de Fundación Andes en 2002 y el Fondart Nacional de excelencia en Artes Integradas en 2006.

Gonzalo Leiva – historiador del Arte
Profesor de Filosofía de la Universidad de Chile, profesor de Historia y Geografía de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación y Licenciado en Estética de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Obtuvo la beca Presidente de la República entre 1993 y 1997 para obtener un diploma en estudios avanzados (D.E.A.) y un doctorado en Historia y Civilización en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París (E.H.E.S.S.), donde obtuvo distinción máxima. Fue curador del Archivo Fotográfico del Museo Histórico Nacional. Se especializó en Archivos Visuales, Ministére de la Culture, Archivos Nacionales, Francia, 2003.

Desde 1998 es docente e investigador en el Instituto de Estética de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Director académico de los diplomados de Comunicación Visual y Fotografía Digital en el Centro de Extensión PUC de Chile. También es Académico de Postgrado en la Universidad Adolfo Ibáñez, en seminarios y dirección de tesis. Investigador Fondecyt en estética y cultura, patrimonio visual contemporáneo, fotografía y creación de género. Ha dado conferencias y seminarios en la Universidad de California, Berkeley; Michigan State University, Grand Valley State University, Universidad de Zagreb (Croacia), Universidad de Zaragoza, UNAM, Universidad Pedagógica de Friburgo y Fototeca de Pachuca Hidalgo (México), entre otras.

Sobre la Colección

ocho libros / fotografía chilena
Reúne el trabajo autoral de destacados fotógrafos cuya labor se ha centrado en documentar la memoria visual contemporánea, poniendo especial énfasis en el pasado reciente y en los no lugares que recobran con esta mirada una presencia momentánea. Deambulan en estos espacios visuales gente sin ningún afán de protagonismo que sin embargo está impregnada de identidad. La imagen, el encuadre, la luz, en fin, el arte fotográfico, revisualiza y propone miradas allí donde apenas acostumbramos ver. Un juego semántico entre el ojo perceptor, la lente –más que un instrumento– y un ojo otro, renovado, comprensivo, impresionable.